La lucha por la abolición de la esclavitud no fue algo fácil, muchos colaboraron con el tren subterráneo, un sistema de paradas en el camino de los negros hacia la libertad. Otros ayudaron a escapar con su dinero y recursos a muchos esclavos.

A día de hoy sigue habiendo esclavitud en algunos países, donde convive entre nosotros en forma de esclavitud moderna.

Los cuáqueros fueron los pioneros en la lucha contra la esclavitud, ellos plantearon claramente la inmoralidad de esta. Siguiendo en su empeño para abolir la esclavitud, en 1790 elevaron una petición al Congreso de los Estados Unidos y el 2 de marzo de 1807, el presidente firmó una ley para abolir el tráfico de esclavos en los Estados Unidos. Pero el esclavismo no murió, solamente estimuló el contrabando de esclavos en los estados sureños.

La abolición parcial se consiguió en 1863, durante la guerra, cuando el presidente firmó la Proclamación de Emancipación, que declaraba la liberación de los esclavos del sur, pero no afectaba a los esclavos que vivían en estados de la Unión, los del norte. Finalmente en 1865 se prohibió la esclavitud en todo el país.

Esclavos trabajando en campo de algodón.

El Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud se celebra en conmemoración al 2 de diciembre de 1949 fecha en la que la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el Convenio para la represión de la trata de personas y la explotación ajena. No obstante, algunos países como Mauritania no la abolieron hasta 1981, una fecha realmente próxima.

Lo cierto, es que a día de hoy sigue habiendo esclavitud en algunos países poco desarrollados, o incluso en países del primer mundo, donde convive entre nosotros en forma de esclavitud moderna.
Esta esclavitud Moderna trata de aprovecharse de las necesidades económicas de las personas, para hacerles firmar un contrato del cual ellos nunca podrán liberarse, debido a que todas las condiciones los obliga “legalmente” a seguir realizando esa actividad sin ganar nunca su libertad. Ejemplos de esta esclavitud moderna, son, sin ir más lejos, los trabajos forzosos, los matrimonios convenidos o el trabajo infantil.

Está en nuestras manos aportar un poco en esta lucha, ayudando a aquellos que sufren estas condiciones infrahumanas a conseguir la libertad. ¡Ayudemos mediante la concienciación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.